Protégete de la luz azul:

Los efectos de la luz azul

La luz azul es sólo uno de los múltiples factores que día a día afectan a nuestra piel.

Está presente en la luz natural del sol. Es una región de luz visible, capaz de provocar daños internos y externos para nuestra salud. Y también la encontramos en la luz artificial, donde se vuelve más peligrosa, tanto para la piel como para el ojo humano, debido a un exceso de exposición: luz del móvil, ordenador, tablet…
¿Sabes que nos exponemos de media un mínimo de 6 horas al día?.

Luz del móvil, pantallas de TV… ¿Cómo nos afecta?

Todo evoluciona, y la tecnología juega un papel muy importante en el avance del mundo, especialmente en cuanto a salud y comunicación. Pero como todo, un exceso, es perjudicial. Un abuso de la luz del móvil, las pantallas… puede desencadenar múltiples consecuencias, no sólo en la piel, si no en la salud en general.

Está claro que no podemos prescindir de la tecnología, y es más, no queremos.
Evolucionar es crecer, pero en nuestra opinión, también es una gran evolución saber desprenderse de todo aquello que no se necesita; lo primero es la prevención.

– Ojos cansados:

Junto con los trastornos de la piel, los ojos son las mayores víctimas de la luz azul, ambos son un “medio” primordial para la comunicación entre exterior e interior. Cualquier afección interna provocada por agentes externos, se verá reflejada en ellos.

Como uno de los primeros síntomas aparecen los ojos cansados. Para solucionarlo, en caso de no poder evitar pasar tantas horas frente a la luz del móvil o cualquier otro dispositivo, por trabajo u ocio, pasamos a la protección: A nivel interno; un sueño bien reparador. A nivel externo, para evitar la mirada fatigada,
las ojeras… un contorno de ojos que frene los filtros de luz azul.

– Trastornos de la piel:

En la piel destacamos dos grandes problemas generados como consecuencia de la luz azul.
El envejecimiento, y la alteración de la función barrera; nuestra primera capa protectora frente a los daños externos.

Alteración de la barrera de protección de la piel

La piel está en constante exposición a al exterior, tanto para bien, como para mal. Un exceso de contaminación, luz azul, falta de protección frente a los rayos solares… van sumando causas para que la barrera de protección de la piel, nuestra barrera hidrolipídica, se desequilibre, y comienzan los problemas cutáneos, de lo que hablaremos más adelante en el blog.

Piel envejecida prematuramente

El envejecimiento surge simultáneamente por dentro y por fuera, pero el ritmo y los hábitos de vida actuales pueden invertir los papeles, y desencadenar el envejecimiento prematuro de la piel, posiblemente el primer órgano en reflejar hacia el mundo los efectos nocivos que causan en nuestro interior las agresiones externas.

Sumado a la debilitación de la barrera, la piel envejecida prematuramente es quizá el factor más destacable de los efectos que genera la luz azul a nivel cutáneo.
Ésta penetra en la piel provocando la generación excesiva de radicales libres, a causa del estrés oxidativo, aumentado también por el “exposoma”: un fenómeno generado por el ritmo de vida actual, la polución, y los malos hábitos, “la cruz de la moneda” (mala alimentación, tabaco, alcohol, pocas horas de sueño…). Nuestra batería se agota, y a diferencia de los dispositivos tecnológicos, el ser humano somatiza. Como consecuencia, se acelera el proceso de envejecimiento, y comienzan a marcarse ¡el 80% de los signos de la edad!.

Aparición y agravación de manchas, arrugas, piel fatigada, falta de luminosidad…

¿Cómo prevenir el envejecimiento?

Si buscas una respuesta eficaz a cómo prevenir el envejecimiento, lo primero es, como siempre que se busca una solución, preguntarte hasta dónde llega el problema. Si te alimentas mal, si no duermes las horas necesarias, si en tu día a día tus hábitos inclinan la balanza hacia el lado contrario al que desearías, quizá es hora de cambiarlo.

Pero podemos comenzar por la piel, protegiéndola con productos que aporten igual dosis de calidad que de seguridad.

Tratamientos anti luz azul:

Para proteger la piel de los efectos de la luz azul, hablamos de dos líneas igual de espectaculares, ambas basadas en activos naturales, y perfeccionadas por la ciencia.
Una, enfocada en el tratamiento preventivo global, con tratamientos antiedad para todo tipo de pieles,
y otra, centrada en proteger la mirada.

Filtro de luz azul para la mirada:

Para tratar el contorno de los ojos, destacamos LIERAC, que tiene una línea completa para tratar cada uno de los desórdenes en la mirada, todos ellos con péptidos de protección anti luz azul, sumados a sus activos específicos, que se inspiran en técnicas estéticas.

· “Quiero evitar al mismo tiempo las ojeras, y los efectos de la luz azul”: Diopticerne

· “Tengo la mirada fatigada, y paso muchas horas expuesta a la luz azul”: Dioptifatigue

· “Busco corregir bolsas, y me preocupa el efecto de la luz de las pantallas”: Dioptipoche

· “Me gustaría tratar las arrugas, y prevenir los daños externos en mi mirada”: Dioptiride

Toda la gama completa, las especificidades de cada uno de ellos, y los consejos más precisos para ti, puedes encontrarlos en nuestra web de cosmética de farmacia SkinGuru.

Tratamiento preventivo global en la línea Uriage:

Uriage innova con Age Protect una línea antiedad completa, marcando, en nuestra opinión, dos diferencias muy a tener en cuenta frente a otras gamas: trata los efectos de la luz azul globalmente, creando productos para todo tipo de pieles. Y lo hace de una manera segura, respetuosa para la piel, y apta para prácticamente todo el que necesite un antiedad.
Actuando a modo de “barrera” protectora frente a las agresiones externas, consigue tratar la pérdida de tonicidad, luminosidad, y densidad, mientras aporta un aspecto mucho más enérgico a la piel, corrige arrugas, hidrata, desintoxica…

Que la luz azul no te pille desprevenida.

[]
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right

 

, , , ,
Entrada siguiente
Cura intensiva: ¿Cómo cuidar el cabello maltratado por el verano?
Entrada anterior
Introducción a la limpieza de rostro: base de una piel sana

Entradas relacionadas

Menú